10 consejos para usar correctamente los medicamentos

¿Cómo agitar un medicamento? ¿Cómo distinguir un comprimido de una cápsula? ¿Por qué hay comprimidos que no se pueden romper? ¿Por qué hay medicamentos que se deben guardar en la nevera? ¿El cardiólogo te ha enviado lo mismo que el reumatólogo?

Hacer un consumo adecuado y responsable de nuestra medicación es parte de ser un paciente formado e informado. Si no se hace un uso responsable del medicamento, podría tener consecuencias negativas para la salud.

InfoSF está trabajando en un curso online sobre el uso de medicamentos y entre algunos avances que se vislumbran para 2018, se incluyen vídeos para la población sobre cómo utilizar los medicamentos.

Hay medicamentos como los de uso respiratorio: aerosoles o nebulizadores que es importante usar adecuadamente.

Mientras tanto, les compartimos información útil y necesaria con 10 consejos para usar correctamente los medicamentos de acuerdo con CinfaSalud 2.0.

  1. Involúcrate con tus medicamentos. Participa activamente en lo que tenga que ver con las decisiones relacionadas con tu salud. Habla, consulta tus dudas con el médico o farmacéutico y conoce el tratamiento establecido (incluyendo cambios de alimentación, ejercicio, etc.)
  2. El médico sabe lo que necesitas. Lo mejor es que el profesional, además de darte información de forma oral, la ponga también por escrito. El especialista será el encargado de recetarte el medicamento que se ajuste a la dolencia que padeces.
  3. Adquiere siempre tu medicación en la farmacia. Es el único lugar autorizado en España para dispensar medicamentos. La compra de medicamentos en otros establecimientos o en Internet no garantiza su seguridad y calidad.
  4. Lee detenidamente el prospecto: conoce tu medicamento. Debes conocer e incluso aprender su nombre, tanto el genérico como el comercial; saber cuándo, cómo y durante cuánto tiempo tomarlo; las interacciones que presenta, que son los alimentos, bebidas y otros medicamentos que deben evitarse al tomar dicho producto. (más info)
  5. Prepara un botiquín adecuado. El almacenaje del fármaco debes hacerlo de acuerdo a su naturaleza, pero siempre en un botiquín especialmente destinado a la medicación, donde no haya otros productos como cosméticos o artículos de limpieza.
  6. No sin su envase. A la hora de guardar el medicamento, debes hacerlo en su envase original y conservando también su prospecto, para poder consultar en todo momento la posología u otra información importante. También te ayudará a identificarlo acertadamente si surge alguna ingesta accidental o reacciones adversas.
  7. La utilidad del blíster. El blíster es el envase en el que vienen empaquetadas las cápsulas o comprimidos de cualquier medicamento. Normalmente son de plástico o de aluminio y están troquelados para que pueda separarse individualmente cada pastilla para una mayor comodidad. No debes sacar el fármaco del blíster y dejarlo suelto en el bolso, por ejemplo, o en la cocina, ya que puede dañarse.
  8. Atención a las indicaciones de uso. En general, las pastillas deben ingerirse enteras, ya que no es aconsejable triturar los comprimidos si no se indica específicamente en el prospecto; En cuanto a los fármacos líquidos, lo mejor es usar siempre los dosificadores que vienen en el envase.
  9. Cuidado con los efectos secundarios. Algunos medicamentos pueden producir efectos como somnolencia, reducción de los reflejos, aturdimiento y confusión, calambres en los músculos o hiperactividad, que hay que tener en cuenta sobre todo si vas a conducir tras tomar dicho fármaco o si tu actividad laboral tiene que ver con el manejo de maquinaria.
  10. Trucos para no olvidar. Puede resultarte útil establecer un calendario de medicación para evitar despistes, asociar la toma con una tarea cotidiana, o programar una alarma en el móvil para recordar tomar tus medicamentos.