2017: Año Mundial Contra el Dolor Postoperatorio

El dolor es el principio de la curación. Su manifestación puede ayudar a diagnosticar un problema. Información Sin Fronteras celebra el Año Mundial Contra el Dolor Postoperatorio y ofrece información que ayuda al alivio de pacientes y profesionales sanitarios

¿Un mundo sin dolor es un mundo posible? Desde la perspectiva filosófica, el dolor es un vehículo de conciencia. Nos traslada de un estado de tensión o enfermedad a uno de calma o curación. El dolor, queramos o no, es un principio de sanación. Una señal de que algo no está cumpliendo su función o que carece de algo para hacerlo.

En su forma más benigna, nos avisa que algo no está bien, que debemos tomar medicamentos o ver al médico. En el peor de los casos, sin embargo, el dolor nos quita nuestra productividad, nuestro bienestar, y para muchos de nosotros que sufrimos una enfermedad prolongada, nuestras vidas.” establece el Instituto Nacional de Desórdenes Neurológicos (NIH).

Entonces, ¿por qué evadirlo o erradicarlo? Hace falta conocer el dolor. El Día Mundial Contra el Dolor, surgió como iniciativa de la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP) para promover que “el alivio del dolor debe ser un derecho humano”.

“El dolor es algo tan complejo que existe una especialidad y subespecialidad que se dedican exclusivamente a su estudio y tratamiento”, afirma la Dra. Ivette Santillán, especialista en cirugía gastrointestinal, “también hay hospitales que se dedican a dar interconsultas a pacientes con difícil manejo del dolor, como los pacientes oncológicos. Este servicio se llama Clínica del Dolor”.

De acuerdo con la Dra. Santillán es difícil hacer una categoría de los dolores más frecuentes. Sin embargo, es común que los jóvenes tengan dolores articulares por traumatismos, dolor abdominal por infecciones y odinofagias por resfriados.

Por otro lado, la gente mayor suele tener dolores articulares provocados por el desgaste de las articulaciones, cefaleas por descontrol hipertensivo o dolor crónico por patología crónica y compleja como el cáncer.

Desde 2004, cada año ha tenido una temática relacionada con el tratamiento del dolor. En 2017, el tema es “Año Global Contra el Dolor Postoperatorio”.

Según la Sociedad Española del Dolor (SED), “En la actualidad se realizan más de 300 millones de cirugías al año en el mundo”, afirma la SED, “el dolor postoperatorio agudo y crónico, es un tipo de dolor que tradicionalmente se veía como algo inevitable, que debería soportarse”.

Actualmente se define al dolor postoperatorio como un “dolor persistente al menos tres meses posterior a la cirugía; dolor no presente previamente a la cirugía, o con características diferentes y/o intensidad aumentada al existente previo en la cirugía y que está localizado en el área quirúrgica”.

De acuerdo con estos datos, Información Sin Fronteras ofrece algunas sugerencias dirigidas a pacientes y médicos para obtener un mayor confort tras la cirugía junto con el interés clínico de promover el control analgésico postquirúrgico.

-Para pacientes:

  • Analice con su cirujano si el procedimiento propuesto es propenso a la aparición del dolor.
  • Pregunte cuál será la intensidad del dolor que se espera, cuál será su duración y cuál es el plan de tratamiento.
  • Pregunte quién va a revisar, ajustar, o cambiar si fuese necesario su “plan personal de dolor”.
  • Pida información sobre el plan de control de su dolor una vez que sea dado de alta y a quién puede acudir en caso de que el dolor persista.

-Para profesionales sanitarios:

  • Asuma que la mayoría de los pacientes postquirúrgicos pueden -y deben- ser tratados para optimizar su función física y emocional lo antes posible.
  • Evalúe la intensidad del dolor en reposo y en actividad moderada para focalizar la terapia analgésica y las necesidades para la rehabilitación del paciente.
  • Identifique a aquellos pacientes que pueden requerir una atención especial.
  • Integre el dolor junto con otros aspectos de preparación quirúrgico y de su recuperación, tales como la actividad, nutrición y aporte de fluidos.

-Datos curiosos

  • Según la literatura médica, uno de los dolores más intensos es el dolor por infarto al Miocardio (infarto del corazón) ya que la gente que lo ha padecido lo describe como una sensación de muerte inminente.
  • Cuando uno siente un dolor hay que estar atento. Identificar si es punzante, opresivo, urente, si hay alguna posición que lo mejore, si hay algún factor que lo aumente, revisar si hubo algún factor desencadenante, y si hay un punto más álgido que otro.
  • El dolor traduce un malestar en el cuerpo y no hay que tomarlo a la ligera.
  • No se recomienda automedicarse ya que esto podrá enmascarar una patología que amerite un manejo quirúrgico sobre todo en cuestión abdominal.