Día Mundial de la Salud. La depresión, un problema mundial con manifestación nacional

Hoy, sin correr el riesgo de caer en adulaciones baratas y dejando de lado la falsa modestia, con la celebración del Día Mundial de la Salud, puede sentirse nuestra organización, Información sin Fronteras, homenajeada también. Precisamente la labor que desempeñamos en InfoSF ayuda a todos aquellos que, careciendo de los recursos necesarios para acceder a un sistema de salud digno (en el ámbito internacional),  o sufren una enfermedad de tan escasa incidencia en la población que no hay cura o no hay conocimiento sobre ella (en el ámbito nacional), son apartados de poder curarse por culpa del orden económico.

El lema de este año, “hablemos de la depresión”, incide sobre una enfermedad que, aun no siendo a simple vista detectable, la padece cerca de 350 millones de personas en el mundo. Nuestro país, no pudiendo ser una excepción, sufre cada vez más los achaques de la llamada “enfermedad del siglo XXI”. Hablamos de cerca de dos millones y medio de personas, es decir, alrededor del 5% de la población.

Estas cifras colosales han hecho que esta patología sea de las candidatas para ocupar un sitio en la agenda pública mundial. No sabemos si esta acción traerá o no alguna mejoría, o si la enfermedad representa tanta gravedad como para ser tratada a nivel global, pero lo que sí sabemos es que cuanto más se hable de ella, más información habrá y más personas podrán identificar sus síntomas.

A continuación, un escueto muestreo de datos y apuntes que, tanto a nivel nacional como mundial, pretende hacer ver el alcance de la situación:

MUNDO

  • La depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo, y se calcula que afecta a más de 300 millones de personas.
  • En el peor de los casos puede llevar al suicidio. Cada año se suicidan cerca de 800 000 personas, y el suicidio es la segunda causa de muerte en el grupo etario de 15 a 29 años.
  • Aunque hay tratamientos eficaces para la depresión, más de la mitad de los afectados en todo el mundo (y más del 90% en muchos países) no recibe esos tratamientos.
  • Muchas personas con depresión también padecen síntomas de ansiedad, alteraciones del sueño y del apetito, sentimientos de culpa y baja autoestima, dificultades de concentración e incluso síntomas sin explicación médica.
  • Hay relaciones entre la depresión y la salud física; así, por ejemplo, las enfermedades cardiovasculares pueden producir depresión, y viceversa.
  • Está demostrado que los programas de prevención reducen la depresión.
  • Entre los diferentes tratamientos psicológicos a tener en cuenta se encuentran los tratamientos psicológicos cara a cara, individuales o en grupo, dispensados por profesionales o por terapeutas legos supervisados.
  • Los antidepresivos pueden ser eficaces en la depresión moderada a grave, pero no son el tratamiento de elección en los casos leves, y no se deben utilizar para tratar la depresión en niños ni como tratamiento de primera línea en adolescentes.

 

ESPAÑA

  • Un total de 2.408.700 españoles sufrieron en 2015 depresión, una enfermedad cuya prevalencia está aumentando en el mundo y que en el caso de España representa el 5,2 % de la población.
  • Se calcula que, en España, entre el 8% y el 15% de las personas sufrirán depresión a lo largo de su vida.
  • La edad de inicio más frecuente de este problema se encuentra en la década de los 30 0 40 años, siendo las mujeres la población con más riesgo de padecerla.
  • Se estima que la depresión representa el 3,8% del total de años de vida ajustados por discapacidad para la población europea. En España, esta estimación es del 4,33%.
  • En las áreas de Atención Primaria, se estima que un 20% de los pacientes que acuden a estas consultas presentan signos de depresión, y sin embargo alrededor del 50% no son detectados ni diagnosticados.
  • En España, hay una media de 10 suicidios. Aproximadamente, entre el 40-60% de estos casos, tenían detrás un historial clínico de trastorno mental.

 

Fuente: OMS