Reunión de puesta en marcha del curso sobre SPI.

Hablan los usuarios del curso sobre SPI: ”Los testimonios de pacientes son algo que ningún libro de medicina puede aportar”

Infografía sobre el SPIUnos meses atrás presentábamos nuestro curso de formación en el Síndrome de Piernas Inquietas (SPI), realizado en el marco del convenio de colaboración que InfoSF estableció con la Asociación Española del Síndrome de Piernas Inquietas (AESPI) en 2016.

Pasados los primeros meses de andadura, con difusión del curso a través de diversas campañas de promoción e instituciones, hemos querido que sea un usuario, el doctor especialista en Neurofisiología Clínica Francisco Martínez, quien valore nuestro trabajo y nos cuente en qué medida le ha ayudado este curso, tras el que se esconde un gran trabajo por parte de todo el equipo. ¡Esto es lo que nos ha contado!

 

¿Por qué ha realizado el curso?
Deseaba repasar, consolidar y actualizar un tema íntimamente relacionado con mi especialidad, con el atractivo del planteamiento del curso (teórico-práctico, online, acreditado y, por qué no decirlo, gratuito). Además, está dirigido por uno de los mayores especialistas del campo, con una gran veteranía en el día a día de las consultas de sueño, el Dr. Larrosa

¿Por qué es importante este curso para los profesionales sanitarios?
Fuentes de información hay muchas, pero son poco prácticas a la hora de reconocer y especialmente manejar esta enfermedad. Los consejos y trucos aportados por la veteranía del director del curso son especialmente útiles. Hace muchos años me dijeron que un médico sólo diagnostica lo que sabe. Yo diría aún más: de poco sirve diagnosticar si no sabes cómo manejar luego la situación.

Y para los familiares de enfermos de SPI o personas del entorno de un afectado, ¿por qué es importante el curso para ellos?
Este tipo de enfermedad, como tantas otras, no sólo la padece el paciente. De forma indirecta la sufren los familiares y allegados de su entorno, y es importante para ellos conocer la enfermedad. En ocasiones la ignorancia y la falta de comprensión hace tratar a estas personas con poca paciencia o incluso despectivamente.

¿Qué nivel de desconocimiento cree que existe en la sociedad sobre el SPI¿ ¿En qué se basa para decirlo?
Su existencia es conocida. El término lo conoce un amplio sector de la población y la totalidad de los facultativos. Otra cosa es el conocimiento real de la enfermedad, es decir, en qué consiste y cómo se maneja. En lo referente simplemente a la definición de la enfermedad y los criterios para saber si estamos ante ella, el desconocimiento en la población es alto-muy alto (no el término, como he dicho). Entre los médicos es mucho más conocida: quien más, quien menos podría dar una definición relativamente correcta. No obstante, hay pocos especialistas que sepan manejarla de forma correcta, y más ante segundas o sucesivas visitas, cuando ha fallado el tratamiento inicial. En cuanto al manejo a medio-largo plazo yo diría que el desconocimiento también es muy alto.

¿Qué es lo mejor del curso?
Lo comentaba antes; sin duda se agradece que sea online por su facilidad de acceso. Pero lo más útil son esas pequeñas pinceladas de un experto que no duda en compartir aquellos puntos que sabe conflictivos, o que no se obtienen de los tratados habituales, sino de la práctica del día a día. La acreditación también se antoja de lo más útil teniendo en cuenta la constante necesidad de los facultativos de poder demostrar una formación continuada.

¿Y lo peor? ¿O algo mejorable?
Los problemas técnicos iniciales, ya conocidos y que a buen seguro habrán dado una experiencia muy útil para la organización de nuevos cursos. En mi opinión también ha faltado difusión entre los médicos, especialmente a través de las páginas de las sociedades, tal y como lo hablamos el día de la presentación del curso: las dos de Medicina de Atención Primaria (SEMERGEN y SEMFYC); la de Pediatría (AEP) o incluso otras más especializadas, como la de Neurofisiología (SENFC) o del Sueño (SES). Sólo las tres primeras mueven a miles de socios y son el primer escalón a la hora de reconocer este tipo de enfermedades y actuar como filtro o imponer las primeras medidas terapéuticas.

¿Qué nota daría al curso en general, tanto por la usabilidad de la herramienta como por su contenido?
Sobresaliente, sin ninguna duda. Son dos grandes aciertos el enfoque teórico-práctico y la inclusión de vídeos. Y también es de agradecer el poder complementarlo con el curso orientado a pacientes y familiares, con los valiosos testimonios de los que sufren la enfermedad, algo que ningún libro de medicina puede aportar.

 

Si quieres realizar nuestro curso sobre Síndrome de Piernas Inquietas para profesionales, pacientes o interesados en general, haz clic aquí.